sábado, 13 de noviembre de 2010

Resacas

Todo se nubla.
Pantanos de palabras y nieve.
Ciénagas.
Me cago en los muertos de Fante, Bukowski, Carver y compañía. Me cago en los bolígrafos y en los relojes, en los restos de lluvia que no tienen la suficiente cantidad de agua como para llamarse charcos. Me cago en las botellas de cerveza semivacías y calientes, en la aurora asomando, en el rocío mañanero.
Defeco vulgar, despótica y vilmente sobre la clase política, los presupuestos generales del estado, los tipos encorbatados y no me pregunten por qué, en las administraciones locales.

Volver a casa acompañado de tus pasos aumentados, de tu flequillo roto, de tu cartera, de tu hiel y de los restos de vómito y de humo. Creerte un realista sucio, un tipo de la generación beat que escribe bajo puentes y en fríos soportales.

Creerte eterno.

Pureza y hastío en cantidades proporcionales.

Un "cómeme la polla".

Escribo sin guiones, sin pautas y sin ritmo. Es una libertad engañosa pues siempre acabo encadenado. Como andar con zancos, sí, justamente eso.

Ahora voy a irme, lo he decidido. Voy a ducharme, voy a hacerme el cuerdo, el sobrio, el amante y el tierno. Quiero ver vuestra cara extraña desde fuera, vuestros coches, vuestra cesta de la compra y vuestros miedos. Quiero pasar desapercibido en una guerra de máscaras.

4 comentarios:

  1. Que les jodan a los demás. ¡Guerras de máscaras! basta de histéricos histriónicos.
    ¿Y qué te voy a contar yo de histriónicos si estudio teatro? Pues eso.

    Tu forma de escribir, a veces, me recuerda a Cortázar.

    ResponderEliminar
  2. No diré si deduces bien o mal, por si acaso. Aunque de ésta forma te dé la razón. Números.

    Me evocas, casi siempre, muchos textos de Cortázar. Y a veces después de leerte me entran ganas de volver a tirarme en la cama y leer, sin descanso, cualquier cosa suya. Aunque he de decir que casi todo lo que tengo escrito por él, tiene más de treinta años y se caen las páginas.
    Que visión más fea la de un libro roto.

    ResponderEliminar
  3. hacía un buen tiempo que no leía la mordedura de una boca que puede gritar pero elije decir.

    saludos.

    ResponderEliminar

Huellas